Volver


Sin noticias de los Fondos de Desarrollo Local

Noviembre 25, 2019


En los últimos meses, una manera de publicar los logros de la Administración saliente de Bogotá ha sido mediante la campaña "Impopulares pero Eficientes", donde se destacan mensajes como:.

"Intervención en más de 1.300 kilómetros entre los fondos de desarrollo local y la unidad de mantenimiento vial".
-La República


Ante esto, nos surge una duda ¿cómo podemos confirmar esas cifras y darle seguimiento a la gestión pública de esos dineros que se ejecutan a través de los Fondos de Desarrollo Local?


La odisea de los dineros públicos en Bogotá

Para nadie es un secreto que los Fondos de Desarrollo Local (FDL) han sido un dolor de cabeza para la Capital. No hay que olvidar, por citar algunos casos recientes, el carrusel de la contratación de las fundaciones en 2015 a través de los convenios de asociación, y el pedido masivo de renuncias a los alcaldes locales en el 2017 por irregularidades en la contratación de obras.

Mediante la descentralización administrativa se llevó a cabo la división territorial del Distrito Capital en localidades; cada una tiene una Junta Administradora Local (JAL), que ejecuta su presupuesto a través de los FDL. El Distrito Capital cuenta con 20 localidades, es decir con 20 Alcaldes, designados por el Alcalde Mayor, que cuentan con un presupuesto para ejecutar proyectos a nivel local. La administración debe transferir a los Fondos entre el 10 y el 15% de los ingresos corrientes del Distrito. Además, los Fondos no tienen castigo presupuestal si no ejecutan parte del presupuesto del año, es decir que en promedio, tienen un presupuesto consolidado, entre las 20 localidades, de más de $1,5 billones de pesos (Gráfica 1), dineros de los cuales no conocemos lo suficiente.

De los dineros de los Fondos sabemos muy poco. Es claro que pueden destinar el 10% a funcionamiento y el resto se debe ejecutar en inversión y que, para el caso de la Administración 2016-2019, el Alcalde dió directrices claras de inversión: "Los recursos locales correspondientes a la inversión para este período de Gobierno necesariamente se destinarán y orientarán prioritariamente en el marco del sector movilidad (50%) y el segundo, a los sectores estratégicos de inversión del Plan de Desarrollo Distrital (50%)". Efectivamente, todos los planes de desarrollo local están enfocados en el programa "mejor movilidad para todos" que es el que cuenta, en las 20 localidades, con la mayor cantidad de recursos asignados.


Los avances en Gobierno Abierto

Hay que decir que esta restricción en el gasto a las Alcaldías locales junto con el compromiso entre la Administración y Colombia Compra Eficiente para que todas las entidades Distritales reporten por completo su actividad contractual a SECOP II, ha dado sus frutos. Como se puede ver en la imagen, las Alcaldías locales pasaron de 0 contratos a través del SECOP II en 2016, a pasar casi toda su actividad contractual a esta plataforma

Fuente: Datos extraídos por el Lente Ciudadano de la base de datos SECOP II contratos

Esto habla de un mayor control en la actividad contractual de los Fondos, y de un compromiso por hacer seguimiento a la ejecución financiera y física de los proyectos del nivel local.


Los Retos y Desafíos al 2020

Sin embargo, todo este panorama ha despertado la curiosidad de la redacción del Lente Ciudadano por dos motivos:

  1. Las localidades son las unidades administrativas más cercanas al ciudadano, ¿qué tanto ha participado la ciudadanía en la priorización de la destinación de los recursos en su localidad? ¿Se rinde cuentas sobre los resultados logrados?


  2. A pesar de todos los esfuerzos, la información que se encuentra en las páginas oficiales de las Alcaldías locales, acerca de la ejecución presupuestal, es insuficiente para llegar a asegurar una gestión efectiva de los recursos, porque lo que se publica es confuso.


Acá es importante aclarar que la "Transparencia Zombi" (Kaufmann, 2019) puede estar jugándole una mala pasada en la administración de Bogotá. Las entidades publican gran cantidad de información que, analizada a fondo, es incomprensible, irrelevante o críptica. La falta de claridad en la información dificulta la participación en espacios de rendición de cuentas y el diseño de presupuestos participativos.

Hagamos un análisis, si el 50% de los recursos en cada Fondo de Desarrollo Local se han destinado a construcción y mantenimiento de malla vial y a intervención en espacio público, y esa es la vara con la que se mide a los Alcaldes locales, nosotros, la ciudadanía, deberíamos poder saber cuánto cuesta tapar un hueco, cuánto dinero y tiempo se debe invertir para sanear un kilómetro de malla vial, quiénes son los contratistas al frente de estos contratos.

El Fondo de Desarrollo Local de Santa Fé, por ejemplo, tiene un presupuesto anual promedio de 42.132 millones de pesos, en los últimos cuatro años, como lo muestra la gráfica de abajo. Si el el 50 % se ha destinado a obras públicas, eso quiere decir que se ha invertido, en promedio, 21.066 millones de pesos anuales en los últimos cuatro años. Ahora, en su plan de desarrollo local las metas que tenían que ver con saneamiento de vías eran, por el cuatrenio: mantener 18 km/carril de malla vial Urbana y mantener otros 2 km/ carril de malla vial rural. ¿Eso es mucho o poco?. Si ha superado con creces la meta, que lo ha hecho, ¿cuál es el punto de referencia para entender si ha hecho una buena o mala gestión del recurso? Además, si Santa Fé es una de las localidades con la tasa de hurto a personas más alta, porque no priorizar programas sociales para la juventud, por ejemplo. ¿Qué tanta lectura del territorio se hace a la hora de diseñar políticas y asignar recursos?

Dicho esto, al no tener, desde el punto de vista ciudadano, un punto de referencia para contrastar la información que nos da la administración, el logro: "Intervención en más de 1.300 kilómetros entre los fondos de desarrollo local y la unidad de mantenimiento vial", puede terminar por no significar nada. Con esto, queremos decir que hay que seguir avanzando en esta vía, y fortalecer el control sobre los Fondos, pero también hacer una serie de recomendaciones a la Administración entrante para curar los dolores de cabeza de la ineficiencia pública.


Recomendaciones
  • Se sugiere a la nueva administración pedir a los Fondos mayor rigor en la publicación de los Informes de ejecución presupuestal. Un gran avance sería subir a la plataforma de Datos Abiertos de Bogotá documentos, por lo menos en Excel, que incluyan la siguiente información:

    1. Presupuestos generales asignados, divididos por el tipo de gasto: inversión, funcionamiento.
    2. Nombre y número de identificación de proyectos de inversión
    3. Presupuesto asignado para cada proyecto por la vigencia.
    4. Entrega de resultados sobre el avance físico y financiero de cada proyecto, año a año.

  • Se sugiere publicar de forma clara cuánto se le transfiere a los Fondos de Desarrollo Local, cuál es el esquema de asignación del presupuesto (porque una localidad recibe más que otra) y cuál debe ser la destinación de ese gasto.


  • Fortalecer espacios de participación ciudadana para el diseño y puesta en marcha de presupuestos locales que atiendan a las problemáticas que cada territorio acusa.


  • Tener la flexibilidad y una lectura del territorio constante que una ciudad tan diversa como Bogotá necesita.


Historias recientes


¿Qué tan accesible es la información de inversión pública en Bogotá?


¿Dónde está la información pública de la ciudad?


A propósito del alza en el pasaje del Sistema Integrado de Transporte

Síguenos


En alianza con: